Publicado: 20 de Mayo de 2020

Suministro y colocación de puertas correderas para ventanas de prevención  en caso de incendio, protegiendo las oficinas durante un mínimo de 120 minutos hasta que se transmite el fuego.

Resistencia al fuego 240 minutos

El funcionamiento

Su funcionamiento puede ser manual, semiautomático y automático. Cierre garantizado por un contrapeso que actúa sobre la hoja. Cuando la señal de alarme emite un impulso al electro imán (24 vcc) o el fusible térmico alcanza la temperatura de 68 ºC  la puerta queda liberada y es arrastrada por el contrapeso quedando la puerta totalmente cerrada y con la acción del fuego se expande la junta intumescente instalada en el laberinto corta humos en todo el perímetro de la puerta, quedando esta sellada.

La guía

Guía superior de suspensión de alta calidad y durabilidad fabricada con material galvanizado, de tres medidas diferentes dependiendo del peso y medida de la puerta. Instalada según las características del hueco. Roller montado sobre cojinetes a bolas.

La hoja

Cada hoja está construida con dos chapas de acero prelacado  (0,6/0,8 mm de espesor) formando paneles de 1150 mm de ancho machihembrado, relleno de lana de roca de alta densidad de 145 kg./m3 cerrado por sus cantos por un perfil especial en U de unos 3 mm de espesor. Asa incrustada con tirador. Conducción por parte inferior mediante un patín oculto en el interior del perfil. El funcionamiento de la puerta en semiautomático o automático consta de motor, cuadro de control electrónico, pulsadores de apertura, cierre, foto célula y todos los elementos necesarios para una instalación completa.